Solicitar Presupuesto
Hoja Técnica

EXCLUSIONES DE LA GARANTÍA EN LOS TEJIDOS ACRÍLICOS

Quedan excluidos de la garantía:

  • Los toldos que no sean instalados por personal autorizado de FÁBRICA DE TOLDOS LA REPOSICIÓN S.L.
  • El desgaste del toldo. Serán considerados como desgaste normal entre otras, las degradaciones producidas por factores contaminantes diversos, ya sean de origen atmosférico o de carácter puntual y localizado.
  • Cualquier uso abusivo o anormal del toldo, a su vez la manipulación del mismo o sus mecanismos.
  • Cualquier negligencia, fallo de maniobra del usuario, vandalismo, choque, caída de objetos, accidente en la vía pública o enganche de objetos al toldo.
  • La limpieza o el intento de ésta con productos no recomendados o personal no cualificado.
  • Las quemaduras producidas por cigarros o por productos abrasivos.
  • Los daños ocasionados como consecuencia de catástrofes naturales, casos fortuitos o fuerzas mayores como vientos, rayos, lluvias de carácter fuerte, tormentas, intemperies o incendios.
  • Las roturas en tejido producidas por el aleteo de las faldillas o por el roce de la lona contra la estructura del propio toldo o del edificio (salientes, cantos vivos de cornisas y ventanas, paredes, fachadas, hormigón etc.).
  • Según la NORMATIVA EUROPEA, no se considera tara y por tanto quedan excluidas de garantía los casos siguientes relacionados con el comportamiento de la lona, ya que son totalmente inevitables:
        • 1. Gofrado y Veteado.
        • 2. Pliegues.
        • 3. Franjas blancas/Fibras extrañas.
        • 4. Ondulaciones.

INFORMACIÓN IMPORTANTE PARA EL CONSUMIDOR
Pese a toda la atención que como fabricantes de toldos prestamos al producto, tanto en su confección como en su instalación, puede ser que una vez colocado el toldo perciban algunas pequeñas imperfecciones.
Un ligero gofrado, algunos veteados, pequeños pliegues a lo largo de las costuras, en el centro de la lona o también franjas blancas que pueden aparecer.
Estas irregularidades, apenas perceptibles, son propias de la fibra acrílica y no alteran en nada las cualidades de su lona. Por ello, en estos casos, ni nosotros como confeccionistas e instaladores, ni el fabricante del tejido somos responsables de estas ligeras imperfecciones.

El Gofrado o los Veteados
A consecuencia de las manipulaciones durante las costuras, la confección y el montaje, los tejidos acrílicos tratados con resinas fluoradas pueden presentar algunos veteados visibles a contra luz y debido a un efecto óptico (diferencia de refracción de la luz)

Los Pliegues
Al enrollar la lona, es posible que se formen unos pequeños pliegues en el centro o a lo largo de las costuras. Estos plisados son apenas perceptibles y no influyen en la calidad del producto final.

Franjas Blancas o Fibras extrañas
Después de la manipulación, pequeñas franjas blancas pueden aparecer en los tejidos acrílicos tratados con resinas fluoradas. Durante el proceso de hilado para la fabricación de la lona, pueden adherirse pequeñas fibras que se encuentran en el ambiente de los telares (microimperfecciones). Estas marcas son de escasa percepción aunque algo más visibles en transparencia sobre las lonas de colores claros.

Ondulaciones
Debido al doble grosor del tejido en las costuras, al enrollar y por lo tanto, superponer la lona sobre el eje del toldo, pueden surgir tensiones en los bordes y en el ancho del material recogido, produciendo ligeras ondulaciones en forma de espina, onda o panal de abeja. En principio, dichos efectos aparecen con mayor o menor intensidad en casi todas las lonas, pero en absoluto, disminuyen la calidad de éstas.

CONSEJOS PRÁCTICOS DE USO, CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO
La vida útil de un toldo respecto a la lona suele ser de unos diez años aproximadamente y respecto a los perfiles y accesorios un 30% más, siempre que se haga un uso y mantenimiento correcto del mismo.
Impermeabilidad a la Lluvia
Las lonas de los toldos acrílicos están debidamente impregnadas para repeler, hasta cierto punto, el agua. Soportan una lluvia fina si se mantiene el toldo con una inclinación mínima de 14º. En caso de lluvia fuerte y duradera, tanto la resistencia de la estructura como la impermeabilidad de la lona tendrían fallos, por lo que aconsejamos recoger los toldos. Todo toldo que se haya enrollado mojado, deberá extenderse para que se seque en cuanto el tiempo lo permita, de ese modo, quedará en buenas condiciones de uso la próxima vez que se necesite.
Limpieza y Mantenimiento
El toldo es práctico y decorativo, por lo tanto cuanto más limpio se mantenga mejor lucirá y su vida será más larga. Las lonas acrílicas ofrecen la máxima sencillez a la hora de mantener y conservar su toldo.
Desempolvar al máximo el toldo estando la lona completamente seca, por medio de aspiradora, cepillado suave o sacudido. A continuación, limpiar con agua tibia y cepillado suave simultáneo con una mezcla ligera de agua y jabón neutro; evitando usar máquinas de agua a presión o vapor.

INSTRUCCIONES IMPORTANTES DE SEGURIDAD
No dejar a los niños jugar con el mecanismo de mando del toldo. En toldos motorizados mantener el mando/interruptor fuera del acceso de los niños

  • Examinar varias veces al año la instalación para detectar cualquier signo de desgaste o daño de cables. No utilizar el toldo si es necesaria una reparación. Póngase en contacto con FÁBRICA DE TOLDOS LA REPOSICIÓN SL inmediatamente si detecta irregularidades.
  • Retire las faldillas de su toldo cuando vaya a dejar de utilizarlo durante largos periodos; de este modo evitará las roturas producidas por el aleteo de las mismas contra cualquier estructura.
  • Evite recoger plegados costadillos y cortinas contra paredes o cantos vivos siempre que haga viento. El continuo roce de la lona terminará por deteriorar el tejido acrílico.
  • Cuando su toldo no disponga de los automatismos adecuados (sensor de viento), recuerde recogerlo siempre que salga de casa o cuando la velocidad del viento exceda las condiciones normales, según la clase de resistencia al viento que haya adquirido.
  • En toldos motorizados y automatizados, absténgase de manipular los puntos de mando cuando no esté seguro de conocer el correcto funcionamiento; podría desprogramarlos e inutilizar su toldo.
  • Para los toldos exteriores, que pueden ser maniobrados sin ver el toldo, el usuario debe tomar las medidas apropiadas para impedir cualquier maniobra del toldo mientras se llevan a cabo operaciones de mantenimiento en la proximidad, como por ejemplo, limpieza de ventanas o de muros.